Un artículo que un Arquitecto no se puede perder

En estos dias desde este blog y desde otros medios se persigue sin pausa , porque la oportunidad pasa, la idea de devolver al Arquitecto su justo valor académico y profesional.

Este valor que después de tantos años ha llevado entre otras cosas a hacer mas visible la cultura española por el mundo y a colocarnos en lo mas alto en una de las disciplinas artístico-sociales esenciales, con muchos ejemplos de profesionales de primera linea y obras por todo el mundo.
A pesar de ello hay quien , curiosamente desde dentro y no desde fuera , se empeña en descolocar al arquitecto del futuro que se ha ganado ladrillo a ladrillo y porqué no decirlo claramente venciendo paso a paso la incomprensión de la sociedad que muchas veces no nos entiende y nos culpa de cosas en las que “mandan otros” ( léase políticos o promotores. Al gusto ).
 
No hace falta nombrar por enésima vez al Presidente de la Conferencia de Directores de Escuelas de España , y Director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona ETSAB , D. Ferrán Sagarra i Trias y su postura a la contra de la mayoría de la profesión.
 
Otros ejemplos hemos citado en anteriores ocasiones que le dan réplica constante , pero hoy nos gustaría compartir con el lector , el artículo que a ocho meses vista publicó ABC , con una carta oportuna en el tiempo y de valor en su contenido , de Jaume Duró Pifarré , ex Decano del Colegio de Arquitectos de Cataluña.
 
 
Artículo de Jaime Duró Pifarré en ABC el 6 deSeptiembre de 2009
 
 
Arquitectos en crisis
JAUME DURÓ PIFARRÉ 
ABC – Domingo, 06-09-09
 
EN un momento en que una gran mayoría de arquitectos ya estamos al corriente de los graves problemas surgidos respecto a la titulación académica de Arquitecto y a nuestro ejercicio profesional con motivo de una absurda interpretación, negociación y aplicación del llamado Proceso de Bolonia, creo necesario, en mi calidad de ex decano del Colegio de Arquitectos de Cataluña, así como de ex presidente de la Unión Internacional de Arquitectos, dirigirme a la opinión pública. Es mi intención primera expresar mi más sincera y preocupada reflexión sobre la situación que atraviesa la profesión, reflexión que espero que el Congreso de Arquitectos que se está celebrando en Valencia permita divulgar entre todo el colectivo profesional.
 
El Congreso Internacional de Arquitectos que se celebró en Barcelona hace ahora trece años, que tuve el honor de presidir, supuso la mayor reunión internacional de arquitectos que se ha celebrado nunca, con la participación de arquitectos de más de cien países. Las razones del éxito de la convocatoria fueron muy simples, el prestigio de Barcelona en cuanto a su imagen en el mundo de la arquitectura, y la formación y práctica de los arquitectos españoles. La profesión de arquitecto en España siempre ha tenido la máxima consideración académica: humanística, técnica y social. Y así ha sido reconocida en toda Europa.
 
Desde mi experiencia en el ámbito internacional, puedo garantizar que la imagen exterior de algunas de nuestras titulaciones técnicas junto a la del arquitecto disfrutan de una consideración similar a las obtenidas en las mejores Escuelas Internacionales. ¿Por qué entonces se rebaja ahora la titulación de arquitecto a nivel de «Grado» mientras se da el nivel de «Máster» al ingeniero?
 
Llevamos casi un año sin ninguna rectificación, algo que ha dado lugar a que ya se estén impartiendo cursos en Escuelas de Arquitectura privadas con la titulación de Grado, primando el menor coste de la formación en lugar de la excelencia, en un momento en que el sentido común aconsejaría lo contrario. Parece que se esté olvidando que nuestro país cuenta con un porcentaje de arquitectos por cada mil habitantes, que duplica las cifras de Francia, Alemania o el Reino Unido, por citar sólo algunos ejemplos.
 
Asimismo, considero increíble que en un principio se aceptase por parte de ciertos ámbitos representativos de la profesión esta alteración de la denominación del título académico de Arquitecto y la demora en reaccionar y conseguir una inmediata rectificación por parte de los responsables de la enseñanza universitaria. En materia de edificación, el técnico por antonomasia en nuestro país es el arquitecto que, en consecuencia, debe tener el nivel superior en formación. ¿Cómo entender que el médico no tenga el nivel superior en el ámbito de la sanidad, o el ingeniero de Caminos en el ámbito de la Ingeniería Civil?
Menos aún se entenderá en la Unión Europea que los arquitectos españoles, que hasta ahora hemos gozado de la más alta consideración, tengamos hoy un nivel académico inferior al de las ingenierías. Desde luego no encaja ni con la «letra» ni con el espíritu de las directivas europeas. La solución es todavía posible. El titulo de arquitecto español debe seguir manteniendo el nivel de cualificación actual y su acreditación debe ser la «Máster Arquitecto de 360 créditos europeos», y con atribuciones propias, las incluidas en la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE).
 
En definitiva, se ha de rectificar con rapidez antes de que los cambios introducidos lleguen a perjudicar no sólo a los arquitectos sino, mucho peor, también a la sociedad en general y a la arquitectura en particular.
 
Jaime Duró Pifarré – Ex Decano del Colegio de Arquitectos de Cataluña
 
 
Definitivamente , en Cataluña , las voces desde el mundo académico y desde el profesional no están en sintonía.
A dia de hoy Sagarra solo debe compartir paisanaje con Duró porque los planteamientos no parecen coincidir mucho.
Esperemos que Barcelona en el futuro no pierda ese prestigio destacado por Duró , y no sea recordada por ser la denominación de origen de posturas que no lo favorecen en absoluto.
 
Los profesionales de Cataluña , como Duró protestan , pero… ¿ y los estudiantes del ámbito de Sagarra ? Yo no les oigo.
Que opinas? 
( Si eres estudiante de la ETSAB , no dejes de opinar )
 
 

Deja un comentario