Pavimentos Antideslizantes de alto transito

 El adoquín Klinker Greco está especialmente diseñado para su utilización en espacios públicos donde se requiera una extraordinaria dureza y una excepcional resistencia a la compresión y al deslizamiento. Es la mejor solución para todo tipo de proyectos urbanos como aceras, paseos, plazas, parques y jardines.

Gracias a un sofisticado proceso de producción el Adoquín Klinker Greco goza de unas características técnicas insuperables. Arcillas especiales, sin esmaltes ni aditivos, se someten a temperaturas de cocción superiores a 1.300ºC, consiguiendo piezas suavemente destonificadas y vitrificadas en toda su masa, con un coeficiente de absorción inferior al 5%.  

El resultado es un pavimento de extraordinaria dureza que permanecerá inalterable frente a las agresiones climatológicas y medio ambientales debidas a la contaminación, manchas, humedad, cambios bruscos de temperatura, heladas, etc., conservando siempre sus excelentes características técnicas y estéticas.  El adoquín Klinker Greco destaca por la exactitud de sus medidas y la homogeneidad de sus piezas, además de ser muy valorado por su gran resistencia a la abrasión, el bajo coeficiente de absorción, su dureza al rayado y su excepcional comportamiento antideslizamiento, tanto en seco como en mojado.

El adoquín Klinker Greco es un pavimento antideslizante que supera con holgura los ensayos de la norma UNE EN 12633:2003, Clase 3 (Rd >45) exigidos en el CTE, consiguiendo coeficientes de deslizamiento superiores a Rd 60. Un producto que cuenta con la clasificación R 11 conforme a la normativa DIN 51130 y Clase C de acuerdo con la DIN 51097. 

Es la mejor solución para todo tipo de proyectos urbanos como aceras, paseos, plazas, accesos a garajes…, además de constituir una buena elección en pavimentos industriales, instalaciones deportivas, hoteleras, etc. Un pavimento flexible que facilita los trabajos realizados en el subsuelo (acometidas de agua,  luz, teléfono y arreglo de averías). Las piezas se pueden levantar sin romperse y reutilizarse, minimizando el gasto en reposición de material.

Deja un comentario