Edificios Certificados Greenbuilding en Madrid

 Los dos primeros edificios de Madrid que obtienen este certificado se han distinguido por elaborar planes de actuación para optimizar el consumo de energía y disminuir las emisiones de CO2. La Consejería de Empleo y Mujer ha recibido el distintivo de Socio de GreenBuilding en febrero de 2008 por su edificio de la calle Santa Hortensia nº 30 y en abril del mismo año por el edificio situado en la calle Alcalá, 253. En ambos edificios se realizaron auditorías energéticas y propuesta de mejoras en los consumos de electricidad y gas natural.

El programa GreenBuilding es un programa voluntario de la Comisión Europea con el que se pretende ayudar a los propietarios y arrendatarios de edificios no residenciales para mejorar el rendimiento energético e introducir energías renovables. Se aplica tanto a edificios públicos como privados. Los edificios pueden ser existentes o de nueva construcción.
Escan S.A., ha sido la entidad certificadora y ha colaborado con la Consejería en el proceso para la obtención de la Certificación como Edificios Verdes Europeos.
Es importante destacar que en el edificio de la calle Sta. Hortensia nº 30 se han instalado paneles fotovoltaicos con una potencia de 20 kWp que generan aproximadamente 40.000 kWh anuales. En este mismo edificio se han propuesto mejoras en la iluminación, en el sistema de calefacción, así como diversas regulaciones en el sistema de aire acondicionado. Además se contempla la adecuación de la potencia eléctrica contratada y la implantación de sistemas de ahorro de agua.
Mediante la puesta en operación de la instalación fotovoltaica y del conjunto de mejoras se alcanzarán unos ahorros anuales estimados en un 26,50% de la energía primaria consumida y una reducción de las emisiones de CO2 de 280 t/año.
En el edificio de la calle Alcalá, 253, las principales mejoras energéticas se alcanzarán mediante la sustitución de lámparas halógenas por fluorescentes de alto rendimiento, un sistema de regulación de la iluminación en función de la luz natural y una instalación centralizada para el control de la climatización (verano e invierno). También se contempla la adecuación de la potencia eléctrica contratada y la instalación de una batería automática de condensadores con filtros de rechazo de armónicos para evitar problemas en los equipos conectados. Con este conjunto de mejoras la reducción del consumo de energía primaria es del 26,3% y dejarán de emitirse 177 t/año de CO2.

Deja un comentario