Dos caminos desconocidos para ser un Arquitecto de éxito

No es recomendable seguirlos , pero ahí están.
La imaginación suple al valor en tiempos críticos.
 
Hay arquitectos de renombre, con obras destacadas y con un lugar en el recorrido de la arquitectura que han descubierto maneras antes invisibles a nuestra profesión para destacar y colocarse en los primeros puestos de visibilidad.
 
1  Hacer maquetas tan caras como los edificios. A los políticos les encanta este tipo de juguetes. Pueden enseñarlos, presumir, utilizarlos y justificar lo injustificable.
 
2  Dar un salto a la fama y convertirse en estrellas mediáticas. La televisión puede con todo. Estar mas horas en un plató o localización de rodaje que en el propio estudio o localización del proyecto, se ha revelado en los últimos años como el método eficaz soñado por muchas generaciones de arquitectos. Ser conocidos hasta el intestino y vender, vender, vender, mientras otros crean.
 
Claro, que estos dos caminos ( hay mas pero no caben… ) tienen sus cruces, además de las caras a las que cualquier lector arquitecto o no, puede poner nombre.
 
La destreza técnica o artística no se presupone, la ponen otros.
 
Casi siempre los otros, sí como en el cine, “los otros” sufren como en películas de miedo si se les pregunta por sus condiciones laborales, sus derechos, sus carencias.
 
A veces alguien pregunta sobre las maquetas, y claro, hay que contestar silbando y mirando al techo porque de dinero entienden los políticos no los arquitectos. Si el que pregunta es un juez, mejor no silbar.
 
Convertirse en estrella mediática lleva a dar una imagen falsa de una profesión a la sociedad y lo que es peor, como vienen se van y nos vamos.
 
El mundo del espectáculo no se casa con nadie. Un día desaparece y pufff! “ya no sos un ídolo adorado” como le pasó a Maradona “ahora sos un pibe de la calle”. Claro siempre queda el recurso de poner la destreza adquirida para otros y que siga girando la rueda.
 
El ejemplo cunde, desgraciadamente y hasta ligeros ganadores de leves concursos de arquitectura se endiosan y miran por encima a compañeros, clientes y demás mortales expectantes. (lo he sufrido, se de que hablo)
 
Asisto en estos dias a la adoración de un par de becerros de oro a través de Facebook y otros medios.
En vuestro Facebook hay becerros de oro ?
Cuéntanoslo.
 
Y si quieres saber mas sobre la cruz de los otros que citaba mas arriba :
 
link  >  pregúntale al Sindicato de Arquitectos y de paso Afiliate si eres un otro.
 
 

Deja un comentario